Vuelos desde Madrid a Oslo desde 49€


*PRECIO FINAL POR TRAYECTO (incluye tasas, suplementos y gastos de gestión).

Reserva tus vuelos de Madrid a Oslo al mejor precio en iberiaexpress.com

  • Comida

    burdeos

    Aunque Oslo es conocida por ser cara en lo gastronómico, es posible comer por menos de 20 euros en numerosos restaurantes del centro de Oslo. Los más caros ofrecen sushi, comida francesa o tradicional. La comida típica de Noruega se basa en diferentes variedades de pescado (trucha, bacalao, salmón, arenques o caballa) junto a la carne de reno o el cordero y postres con fresas, manzanas y cerezas. También es muy común un queso dulce, el Geitost, acompañado de café. En caso de que la comida tradicional no le llame la atención, también existe una gran variedad de platos internacionales de comida italiana, china o incluso española.

  • El rio Akerselva

    cork

    Con un estatus de zona cultural protegida, se trata del rio que atraviesa gran parte del norte de Oslo. Comienza en Maridalsvannet, el lago más grande Oslo y es un buen punto de partida para una excursión durante sus 8 kilómetros de longitud. Akerselva fue la base de la industrialización durante el siglo XIX pero hoy en día es un pulmón verde y una popular área recreativa, con una naturaleza exuberante y edificios modernos con diseños arquitectónicos impactantes, que antaño fueron fábricas. Los senderos que siguen al rio son ideales para practicar senderismo o correr, permitiendo también zonas de baño en el curso superior del rio, con cafeterías para descansar.

  • Karl Johans

    rennes

    Se trata de la arteria principal de Oslo con casi dos kilómetros de largo y donde se encuentran los edificios más emblemáticos, desde la estación central, la Catedral del siglo XVII, el Mercado Central y el Parlamento entre otros. También hay alojamientos carismáticos, como el Hotel Grand (abierto en 1874) o el Continental (1860), que reproducen el siglo XIX. En karl Johans la primera parte de la avenida es peatonal y esta flanqueda por grandes edificios y cafés elegantes. A continuación, serpentea a través entre jardines hasta llegar a la plaza Carlos XIV. Por la zona del Jardin Botánico se encuentra el Museo de Historia Natural o el Museo de Munch, que recopila gran parte de la obra del artista noruego.

 

Comparte esta página: