Paraíso natural

Lanzarote fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1993, para preservar sus tesoros naturales e impulsar el desarrollo sostenible de la isla. Entre sus principales rasgos destaca la integración artística con el entorno, con la imprescindible aportación del artista local César Manrique. El resultado es un patrimonio de 12 espacios protegidos marcados por los efectos de la actividad volcánica y encabezados por el Parque Natural de Timanfaya, siendo así un destino perfecto para rutas.