Hora límite de aceptación al vuelo

La hora límite marca el final del tiempo que tiene un cliente para efectuar las formalidades de aceptación al vuelo y facturación de equipaje, antes de la hora programada de salida de su vuelo (indicada en el cupón)

Factura hasta 45 minutos antes de la salida de tu vuelo

  • El tiempo de facturación de los vuelos de Iberia Express finaliza para todos los clientes 45 minutos antes de la salida programada, salvo para los que salen de la Terminal T4S del aeropuerto de Madrid (T4S), en donde dicho tiempo es de 55 minutos.
  • Aquellos clientes sin equipaje que dispongan de tarjeta de embarque anticipada en viaje con destino nacional, Unión Europea o países integrados en el Tratado Schengen, deberán presentarse asimismo media hora antes en cualquier punto de contacto de Iberia Express de su terminal: puerta de embarque, mostrador de facturación y puntos de información de Iberia Express. Los pasajeros de Business Class podrán también hacerlo en las salas Vip.
  • En los principales aeropuertos españoles tienes a tu disposición nuestro servicio de máquinas de check-in, un sistema de facturación automatizado para que tu paso por el aeropuerto sea más ágil y cómodo. 

IMPORTANTE: Limitaciones por seguridad en el equipaje de mano.

Embarque a tiempo

    • Después de facturar, será imprescindible que todos nuestros clientes, viajen con o sin equipaje, se presenten en la puerta de embarque de su vuelo 20 minutos antes de la hora de salida. 

Ten en cuenta que:

        • Es importante comprobar que llevas tu documentación de viaje actualizada: DNI y/o pasaporte para países de origen y destino de UE y Schengen; pasaporte y visados para el resto de destinos y países de origen.
        • Tu equipaje debe cumplir los límites de la franquicia.
        • Los tiempos están calculados para permitir al transportista cumplir con todos los requisitos previos de despacho de avión.
        • En el caso de que el pasajero, en la hora límite señalada, no haya cumplido con las formalidades requeridas, no será aceptado al vuelo, sin incurrir la compañía transportista en responsabilidad por la no aceptación.
        • Los aviones no pueden salir retrasados por impuntualidad de los pasajeros, e incluso la compañía aérea podrá aplicar a los pasajeros que lleguen tarde las normas sobre cancelación y no presentación, que suponen ciertos gastos calculados sobre la tarifa.